lunes, febrero 14, 2022

Día en afectos

 

El día de hoy, en que se conmemora el afecto, la amistad, el amor.  (Yo creo firmemente, que la amistad es el amor más puro que existe).  Me gustaría abrazar a todos y cada uno, con quien he generado un vínculo afectivo. Celebrar y agradecer el que nuestros caminos se hayan encontrado en algún momento de la vida, a much@s, hace tiempo que no las veo ni converso con ellas,  pero no dejo de celebrar el tiempo que coincidimos, ya que, de una u otra forma, las experiencias compartidas nos enriquecieron y nos permitieron continuar el camino

Quizá no todas estas experiencias fueron gratas, pero las valoro igual o más que las que si lo fueron (que han sido muchísimas), pues representaron la oportunidad de enriquecerme y a su paso dejarme grandes enseñanzas.  De las experiencias bonitas, elijo saborear los recuerdos y las memorias que quedaron en los álbumes de la memoria. Reitero mi profundo agradecimiento a los que en este plano pudimos establecer este vínculo que llamamos amistad.

Creo que la amistad es algo atemporal, pues una vez que nuestros caminos se encontraron con alguien más, ambos resultamos beneficiados, enriquecidos por lo que cada quien dejo en el otro; sin importar el tiempo que hayamos coincidido, son parte de mi vida, y eso es algo que agradezco y trato de honrar con mi vida.  En este caminar… unos llegan, otros se van, pero queda huella profunda de lo vivido y compartido con esas personas que ya no están en mi vida (por la razón que sea) así como lo que esa relación me dejó y lo que pue madurar y crecer a partir de ella.

Celebro este día, porque además del amor y la amistad, sucede que es mi aniversario de vida y de algún modo tiene sentido que lo haga en función de los que estimo y me estiman. Al observar la parafernalia que se arma en este día, cabe preguntarse: ¿Cuál sería el efecto de celebrar en este día todos los vínculos que hemos creado a lo largo de nuestras vidas, sin desestimar aquellos lazos que en su momento provocaron alguna sensación no tan positiva o incluso dolorosa? Para mi representa un verdadero reto, por la certeza de que cuando repartieron el amor… segurito yo andaba en las tortillas.   Pero tú, arriésgate a vivir en el amor, por el amor.  Y si ya en tu vida, alguna relación que incluías en este rubro ha dejado de pertenecer al mismo...  Guarda solo lo bueno, que no se oscurezca lo que compartieron juntos mientras la relación tuvo ese adjetivo.

¡Feliz día del amor y la amistad!



jueves, febrero 10, 2022

La vida, es un laberinto

 La vida, es un laberinto de misterios, une a personas en tiempos y espacios diferentes. Así se me fue la vida, poco a poco... dentro de esa promesa vana que me hacías. Recordar, es ocasional sentir de nuevo, aunque a veces duela, es saber que estuviste.

Que fuiste, que viviste.
Al cobijo de tus brazos mi mundo se completaba, se llenaba de luz y de alegría. Dos manos firmemente enlazadas, son capaces de todo... por la nada. Los amores... aún los idos, si el tuyo fue real y verdadero, serán siempre conservados, aunque sea en el recuerdo.
Ya lo canta Sabina, "♫Porque amores que matan, nunca mueren♫"
La autentica melancolía, no es la tristeza, ni el dolor de ayer, ni lo vivido, sino la mentira disfrazada de verdad, que agazapada, alimenta el malsano pensamiento. En el otoño hay mandarinas, naranjas, castañas y membrillos, no solo hojas caídas. Algunos se refieren al otoño como una época de ocaso, de pérdida, de caída. Todo depende, una vez más... del color del cristal con que se mira.
Malusa
Derechos reservados



A pocos días...

Me ha sucedido. Así que... Dentro de poquitos días: Alguien me preguntará por ahí:
- ¿Cuántos años cumples? Siempre he respondido, que,
entre los que me pongo, los que me quito... Y mis vivencias.
Ando por el centenar. Ahora responderé con una certeza cierta:
- yo no cumplo años, festejo el día que nací.
Preguntarán: - ¿y qué día naciste? hoy por la mañana.
Porque a estas alturas del partido:Cada mañana es un nuevo comienzo.

Estoy llena de grietas, de heridas, de estrías emocionales...
Tengo heridas en el corazón y en los ojos, en los pulmones,
por las veces que dejé de respirar y muchas en el cerebro,
por todo lo que creí, y luego no fue.
Pero de vez en cuándo, la belleza de alguien que encuentro,
rellena una grieta y le da espesor .
Esas son las personas que quiero a mi alrededor. Capaces
de aliviar mis heridas y llenarlas de color, porque en un momento,
un desgarro se convierte en un arco iris...


Y por un arco iris, vale la pena estar llena de cicatrices.


Malusa 




martes, febrero 01, 2022

Bonjour Tristesse

 Ese minuto en que el recuerdo se llena de aromas, 

de calidez... en que aún tu piel se hace chinita 

evocando un roce... una caricia, el aleteo de un beso

y una mano añorada recorre lentamente tu geografía 

hasta llegarte a el alma . 


Ese minuto dónde no sabes si esa sensación de duermevela

te hace pensar que su presencia es real , 

o es solo la huella del ayer... que se quedó en esencia 

llenando un rincón del corazón, en dónde la razón 

pelea duramente por mudarle hacia la nada .


Ese minuto en que la aurora se tiñe de rosa...

y te duele el saber, que como siempre 

ese sentir intenso, fue... tan sólo un sueño. 

Un sueño que duele al despertar, pues se debe seguir 

pese a que sueles pensar que vives, 

con un hueco... dónde habita el corazón .


La claridad del día desdibuja los sueños...

y la realidad sienta sus reales, 

se ha de seguir, el sol ya se levanta 

y cosas por hacer... aún te esperan 


Malusa 




Recordar es vivir... y morir también!

 Como suelen dictar estrofas bellas 

el sentimiento que brota incontenible,

al amparo y cobijo de la melancolía. 

Esa lágrima que rueda en tu mejilla, 

ese suspiro que se lanza al viento,

son testigos de entrañables quimeras 

que la nada ha disuelto poco a poco.


La realidad se impone, mas no quiero 

olvidar que mis sueños existieron, 

que bañados de planes y susurros tiernos 

fueron proyectos que forjaron vida, y sonrisas 

aunque al final, solo llanto hubiese sido el saldo.


Recordar es vivir dice el juglar... y morir también,

me susurra mi sentir.


Malusa 



Sueños... recuerdos...

 Le he invitado a cenar. A condición de que yo eligiese lugar, la cena y desde luego quien manejara hacia el sitio. Desde ahí... jajaja una cita anómala.


Estamos en mi cabaña, en medio de ninguna parte, una canasta con unos bocadillos, queso, fresas y uvas. Amén de una botella de vino constituyen la cena "gourmet" prometida. El como todo un caballero, ha prendido la chimenea y al hacerlo ha apagado la única lampara (un duende que sostiene una linterna en la mano) luego de servir dos copas de vino, pensé en encenderla de nuevo,
al final decidí que me gusta la penumbra que nos rodea como un manto protector, y deja, un ambiente de paz que aparta las preocupaciones de todos los días. Las llamas lanzan un resplandor dorado de sombras móviles sobre el y suavizan los ángulos de su rostro.

Nos sentamos en unos pufs (Vainilla y Chocolate) previamente cubiertos con una manta, pues recordé que no le agradan los muebles de piel. Podría acostumbrarme a esto, me dice.- Puedo traerte las veces que quieras si te portas bien, contesto yo. Levantando su copa inquiere: -¿Que es... portarse bien? sonriendo contesto: -mmm encender el fuego, comer sin chistar lo que he traído, dejar que yo elija la música, y quizá tengas más que ofrecer. Sonriendo enumero: Siempre he querido aprender a jugar billar, quizá puedas regar a la luz de la luna, rellenar mi copa, pasarme las uvas... ¡que se yo! Hasta construirme un puente japonés en algún rincón de este lugar, ya que construyes puentes. - ¡Vaya! me dice, tú si que sabes subirle el ego a un hombre. Riendo, le respondo: creo que el ego de un esqueleto que a sobrevivido en mi armario cerca de 40 años, puede tolerar que su novia de la infancia, no caiga rendida a sus pies en su primera cita formal. El, toma un sorbo de vino y suelta la carcajada.  Hemos tomado nuestra copa en un silencio amable que nos deja disfrutar de una selección de música caótica. El romper de las olas, sonidos del bosque, Debussy, Franco de Vita, Andrea Bochelli, Sabina, Marco Solís e Ismael Serrano, no necesariamente en ese orden. Y así... nos dieron las 10 y las once, las doce, la una, las dos y las tres. En esa tranquilidad armoniosa, al amanecer nos encontró la luna.

Ocasional, suelo preguntarme:¿que significa soñar ¿el eco del recuerdo?... ¿esbozo de un anhelo? ¿un pensamiento errante? ¡no hay respuesta! Pero si, hay sueños que nos hacen sonreír
e iniciar el día con alegría .

Malusa





Entre dos fuegos

 

Te comparto la letra de esta canción... que me puede llenar de nostalgia al recordar. 

Cada vez que te niego, me maldigo,
y me la paso así, entre dos fuegos.
Con uno quiero que llegue el olvido,
y con otro, buscar amor, que no estés lejos.
No te quiero borrar, porque me muero,
no te quiero sacar, porque me matas,
mi vida es un castigo, sin tus besos
Y tu olvido es fatal  ¡ay Dios! porque me acabas.

Mi vida es un infierno, apasionado
un altar asaltado por tus besos
y en el dulce puñal de tus recuerdos
yo me la paso ardiendo entre dos fuegos.
El permitir tu amor fue mi desdicha
y cavar mi orgullo tu desdén
mi perdición fue haberte conocido
pues no existe el amor ¡ay Dios! sin padecer.

Pretender que tu amor sea mi castigo
es alejar de mi toda ilusión
aunque absurdo es vivir sin tu cariño
yo me muero en el fuego, amor de mi dolor
Mi vida es un infierno, apasionado
un altar asaltado por tus besos
y en el dulce puñal de tus recuerdos
yo me la paso ardiendo entre dos fuegos





jueves, enero 27, 2022

Siembra... sin prisa, pero sin pausa.

 Existen etapas de nuestra vida donde todo parece renovarse, donde el fluir de la misma nos pide cambios. Pareciera que mente y corazón se unieran para hacer resumen y abrir nuevas cuentas. Una vocecita interna susurra que no olvides que vivir, es como el interactuar de un jardín en que la tierra espera ansiosa a que esas semillas que llenan tus manos caigan a ella como un regalo.  Es vital tener presente que lo que va a crecer en esa tierra es lo que dejemos caer, que indudable, es lo que veremos germinar y quizá lo que comeremos

No dejo de lado la realidad tajante, de que existen otros factores: Ocasional faltará la lluvia, o el sol no actuará con la fuerza necesaria y existen depredadores que gustan de los tiernos brotes, o les agrada pisotear lo que otros sembraron, o simplemente ¡la tierra es mala! Tú, ¡haz lo tuyo! Pon un cercado que impida a los cerdos entrar y comer los brotes o pisotear el sembrado. Abona y remueve la tierra. Espera el momento en que la lluvia bendiga la semilla que dejaste. Pero no uses como excusa las dificultades o contrariedades en tu camino para no hacer la siembra que te corresponde. O para sembrar al descuido cualquier cosa de poca calidad.

No olvides que la verdad se mantiene, por mas que le des tonalidades diferentes. Lo que se desarrollará será lo que sembramos, no existe excusa si lo que germina son abrojos. ¡Es nuestra obra! Cuida la semilla, la cosecha... será solo el resultado ella. La semilla tiene que estar bajo tierra cuando la lluvia llegue, cuando el sol deje caer sus rayos sobre la tierra. Cuando la luna envía el sereno para alimentarle. No lo dejes para después, aprovecha el presente. Si siembras cuando la tormenta cae, lo estás haciendo tarde.  Tampoco pases de largo que la semilla que sembraste necesita de un tiempo de soledad y oscuridad antes de manifestar lo que tiene dentro de si. Comprende el proceso y el tiempo para ello. 

Inicia... sin prisa, pero sin pausa.  Con una mezcla perfecta de diligencia y paciencia ¡empieza ahora!

Malusa



lunes, enero 24, 2022

Eterna interrogante...

 ¿Quién soy? eterna interrogante

Soy complicada, medianamente inteligente, preparada académicamente. Y, alguito más, que el camino me ha enseñado. (que ya es decir mucho) Llevo a mi alter ego a la espalda y ella me encanta. Mi misma… ocasional no tanto, y a veces... solo a veces, hasta llega a disgustarme. Llevo unos años, medio ermitaña sin serlo. Soy lectora compulsiva, conversadora, analítica e impulsiva a la vez. (Lo que significa problemas la mayoría de las veces) Adicta a los viajes ya hechos, y a los que ya no es posible hacer añorante. Apasionada de la escritura, del baile y la música, aunque el cante y baile y la escritura, traidores... han hecho mutis últimamente
Soy contrastante y demasiado imperfecta. Enemiga de la manía que tiene el ser humano para medir el tiempo. Del que abusan para conspirar contra la humanidad, llevándola de prisa a ninguna parte. Me gusta el orden y la disciplina, pero confieso ser, un mucho desordenada. Amo el color del cielo, en sus amaneceres y puestas de sol. Amiga del frío, más que del calor, de los puntos suspensivos, las letras y los Jeans. Me gusta el buen vino, los abrazos, el chocolate, el café, un buen tequila y una buena charla. Gusto de la literatura, la lluvia, el helado, el bosque y la playa. Me disgustan la política, los chismes, la hipocresía, mi mala costumbre de no saber decir no, la banda (algunas veces) Y de siempre el reggaetón.
Y día a día la eterna interrogante de quien soy… ¡También me gusta!
Malusa


Compartir

Tiempo... tiempo.

 ♫♫Sabia virtud… de conocer el tiempo♫♫. Somos esclavos del tiempo, sin tener nunca tiempo, para vivir a tiempo. Nacemos con pena, ahogados en llanto, y riesgo de muerte es desde ya, ese nacimiento. De niños… nos consuelan por haber nacido. A priori, vamos creciendo y tropezamos con penas al camino, de las cuales… unos y otros nos asisten, intentan dar aliento, consolando nuestro humano ser. Entonces… esa eterna interrogante nos lacera ¿para qué nacer? ¿Cuál, el porqué del vivir? Si esta vida terrena, es solitaria eterna, triste peregrina. Caminar tan solo…Quizá a la vera de la melancolía, puedas entender el sufrir de cada uno, el suspirar por todo aquello que pudo ser y no fue, por la naciente ilusión que pronto muere. Y así… se vive del recuerdo de tiempos idos, no necesariamente mejores. Oh, memoria de mi primera edad, retorno a ti, pues al pasar del tiempo, olvidarte no sé.

Fantasmas del pasado, con la gloria, el honor, el amor, deleite en sueños, nos inundan de evocaciones y recuerdos, que, transformados en letras alocadas se vuelven poema. Inservible miseria es esta vida, con sus vacíos profundos, sus cimas ilusas e insondables simas dolorosas. Dejando al fin vacíos los años, un desierto árido, oscuro y frio nos ve vagar. Y a este estado mortal, poco le quita, los pequeños triunfos, la fortuna efímera, los sueños que cuajaron. ¡Ay, de mi! cuando pienso en la esperanza pasada, mi primer amor, la fantasía, la formación soñada, los diplomas. Luego… miro mi vida tan inane, tan mezquina, tan doliente. Que consolarme no sé de mi destino. Oh, esperanza de mi juventud pasada, sueños que como espejos rotos van quedando al camino, jirones de cometa otrora desplegado por el viento… ahora dependes de unos cables en inerme mañana irrescatable. Es por eso que el juglar entona, “llorando y solos arribamos” “solos y quizá llorando es que nos vamos” Quien supiera de verdad, verdad ¡A tiempo amar y desatarse a tiempo!
Malusa



Empiezo por mi ¡Al menos lo intento!

 Ocasional, una charla te hace anclar cosas que de pronto están tambaleándose. Y así… vuelves a tener claro, que existen tres palabras para cambiar tu mundo: ¡Empiezo por mí!

Y te acunas en la aceptación y el contentamiento de quién eres, de dónde vienes y a dónde vas.
Eso te ayuda a sanar heridas viejas y raspones nuevos. Asumes que tu bienestar depende solo de ti y que el único amor que no te provoca sinsabores y desvelos es el amor propio. Que ese es, y debe ser, aun con sus "asegunes" incondicional y verdadero. Que la vida pese a todos sus avatares y torpezas, merece la pena vivirse.
Nunca me cansaré de dar gracias a Dios por la vida, por mi hijo, mi nieto, mi familia, mis amigos. Que son el fundamento de mi propia existencia y la enriquecen de mil formas distintas.
Que este caminar del 2022… con sus 10 días recorridos ya, sea pleno y bendecido. Disfruta la vida en su forma más sencilla, encontrarás que es una maravilla
Feliz año, feliz vida.



Hablando de abrazos...

 Cuando la distancia, la ausencia, las circunstancias… no te permiten abrazar a los que amas, hazlo en tus sueños, en tu pensamiento. Verás que ese abrazo es cálido y pleno de ternura, llega a ti en el viento, en el sonido de las ramas de los árboles, en el trinar de las aves, en una sonrisa. Así… sigo dando y recibiendo esos doce abrazos que mi hijo decía eran necesarios para crecer sano en esta vida. Recibo igual el que se deposita en el viento para mi cada día.

Deposito hoy, un abrazo cariñoso ara ti en el viento, te llegará siempre que lo necesites. Que tu día sea grandioso, te aseguro que te esperan cosas por hacer, meditar, rehacer, planificar. Que mientras vivamos, hay tiempo. Tiempo para reparar, reconstruir, perdonar y perdonarnos.
Me gusta compartir esta oración: Padre, pongo en tus manos: El pasado a tu misericordia. El futuro a tu providencia, el presente a tu amor. Tú sabes Señor que lo único que tengo es el presente para amarte y por ti a los que me has confiado En lo que se refiere al trabajo de mis manos, mándame ¡Amén!



Un día al despertar...

 Un día al despertar… será diferente.

Dejaré de preguntarme quién me pueda querer o no, o con quién puedo contar, porque siempre he encontrado una mano cuando la he necesitado, y no hay nada más bello que agradecer a Dios y a la vida por ese detalle que hace que valga la pena el camino.
Me hartaré de soportar aquello que no me trae paz y buscaré mi paz interior como misión y visión. Aunque acostumbro decirle ¡Paz, aquiétate! A veces ella misma parece revoltosa, quizá para evitar que la comodidad de estancarte en una zona de confort no se haga rutinaria
Me daré cuenta de que las opiniones valen menos de un centavo el millar, y que la lealtad no era sólo una palabra, ni la interpretación de alguien más, sino un estilo de vida que he honrado siempre.
Asumiré que mi vida será como siempre ha sido, y sonreiré. Porque esos valores siempre han ido en el macuto que cargo. Y no basaré la riqueza de mi existir por cosas ajenas a mí, cumpliré con mis deberes como siempre, buscando sea con alegría. No cargaré lo que no me corresponde. Y me convenceré a plenitud, que la vida es muy corta como para dejar las llaves de la propia felicidad en el bolsillo de alguien más.



Haciendo recuento...

 Y sigo... haciendo recuento.

Algunas noches de insomnio, tomo una libreta y garabateo un resumen de mi vida, que suena distinto cada vez que lo hago. Intentando, sin éxito alguno, encontrar errores que puedan rectificarse al tiempo y a tiempo. Entiendo sin asumirlo del todo, que lo que fue ¡ya fue! No puedo hacer volver al tiempo. Si erré si acerté, creo me martirizo sin motivo, pues ¿a quién le importa? Días como hoy, me tropiezo con mis letras y veo:
· Que tuve un amor que, por no ser del todo verdad, terminó perdiéndose.
· Que me aseguré a un concepto por defender lo que más amaba y llegado el día, importó tan poco, que perdí hasta la seguridad en mí misma, casi del todo.
· Que saqué de mi vida a seres que amaba por seguir las normas, y me arrepentí mil veces.
· Que he pasado llorando hasta quedarme dormida, y alguna noche fui tan feliz, que no pude cerrar los ojos.
· Que Un día, creí en el amor verdadero, luego ese mismo amor, me demostró que ese amor no existe.
· Que amé a personas que me lastimaron, y he lastimado a personas que me amaron.
· Que pasé algunos momentos al espejo, tratando de descubrir quién soy, inocente de mí, estudié Psicología para al menos atisbar algo de mi en yo. Y tuve tanta certeza de mí, hasta el punto de querer borrarme.
· Que, ya mentí alguna vez y por Dios ¡me arrepentí después! Dije solo la verdad y ¡me arrepentí también!
· Que no di importancia a lo que amaba, para más tarde llorar a gritos en el mayor silencio.
· Que sonreí anegada de tristeza y alguna vez, lloré de tanto reír.
· Que creí en personas y cosas, que no valían la pena, y dejé de creer en lo que realmente lo valía.
· Que tuve ataques de risa cuando no debía (el funeral de mi abuela por ejemplo) y lloré cuando debí mantenerme estoica.
Leyendo esto, certifico que no soy de esas que no rompen un plato. Yo he roto platos, vasos, muebles y jarrones. Hasta mi vida, en la rabia de haberme equivocado al vivir. Mmm. También que extraño mucho a alguien, pero nunca lo puedo expresar, sin llevarme un rapapolvo. Así que igual lo callo, aunque mi corazón lo grite.
Malusa


A veces pienso en ti mi niña interior

 A veces pienso en ti, mi niña interior. Y quisiera traerte a la superficie y frente a una taza de té, un aromático café, o una copa de vino… intercambiar impresiones tú y yo. Ocasional, te siento rebelde y rabiosa, otras bailas y cantas en armonioso caos. Según reglas establecidas, debo abrazarte y decirte que todo está bien, pero creo que no sería honesto decirte eso. Mejor comparto contigo esos silencios, donde el alma grita y reclama airada, esos momentos plenos de armonía dónde nace cantar y bailar con alegría Compartir nuestras mutuas turbulencias, nuestras carencias de afecto, el amor infinito hacia los nuestros. Las veces que nos hemos sentidos solas e incomprendidas. Nuestra necesidad de abrazos y caricias negados. Los momentos en que dejando a un lado necesidades personales, hemos buscado la unión familiar pese a verla perdida. Aquellas situaciones en que debiste proteger, sabiéndote totalmente desprotegida. Cuando hubo de sacar fortaleza de dónde fuera, no por elección, sino, porque había de dos sopas y una se había terminado.



Si, juntémonos, y charlando… Sonreír ambas por esos momentos felices, pero igual señalar las heridas profundas, que, pese a tiempo y espacio, las cicatrices aún perduran en mí, y quizá en ti. Es por eso que no sé, si solo decirte que todo está bien.
Sé de las muchas piedras en mi zapato, pero igual no han detenido mi andar y ocasional, hasta he extrañado a la más molesta. Tal vez, igual te han lastimado. Y sí, quiero abrazarte, y agradecer que me hayas apoyado en mis batallas. Agradecer ambas, esas ocasiones en que el llanto gano la partida, pero no permitió que el amor dejara de entregarse a manos llenas. Agradezco tu fortaleza y mi sensibilidad, el coadyuvar en mi crecimiento para ser la mujer que soy ahora, porque sin duda, desde ese interinato tuyo, supiste alimentar mi fuerza, mi cabezonería. Y ese sembrado de amor tuyo, me hizo ganar batallas y ser feliz con las cosas simples de la vida: Las puestas de sol, las risas, el sonido del viento, el trinar de las aves, las plantas, las flores, una charla compartida, mi música dilecta. Un café, un tinto en una tarde de lluvia, el abrazo de un amigo, el beso de quien amamos, la compañía. Se necesita poco para ser felices, pero nos encanta complicar las cosas. Ocasional comprendemos a cabalidad que la felicidad proviene de asumir la vida en contentamiento, pero nos rebelamos a aceptar que no todo será como anhelamos. Y es todo eso lo que intento compartir contigo mi niña interna. Que el cotidiano día a día es lo que hace la vida digna de ser vivida. Pero… tal vez lo sabes mejor que yo
Malusa, tu yo exterior

El tiempo no se detiene

 El tiempo no se detiene, aunque a veces lo desees intensamente, no se adelanta, no espera... el lleva en si mismo, la certeza del pasar.

No te detengas a la orilla del camino a dudar, a guardar resentimientos, a llorar por naderías. Llora cuando es preciso, el llanto lava el alma. Grita si es necesario, un grito libera y purifica. Detente y reflexiona, repasar tus acciones clarifica, luego... ¡Sigue adelante aún si renqueas un poco!
Porque la vida no espera. Ten la seguridad de que HOY, en este preciso instante, en el momento presente. ¡Eres... lo más viejo que puedes llegar a ser, y lo más joven que jamás serás! Por favor... ¡Vive!
Que tengas una vida plena y feliz
Dios contigo
Malusa



jueves, junio 10, 2021

Soy







Soy, con mi sesenta y tantos años, que ya pudieran pesarme, pero realmente… ¡me valen! aun pesándome. Una mujer con estrías, sobrepeso, la cicatriz que dejó en el vientre el ser que más amo, y otras recogidas al camino. Llevo la piel cansada, llena de sol, pechos ya no tan firmes y rodillas crujientes. En los ojos las marcas de vida. (Risas, lágrimas, expresiones de enojo y de angustia) mi cabello leonado se ha convertido en un tono zorrillo que asusta, pero odio pintarlo. Me río de mí misma y conmigo. Dicen que las mujeres a esta edad… son más intensas. Mentira total… creo que se incoa a temerle a las sombras que acechan en cada esquina del recuerdo.
A esta edad, se conoce de mentiras, fracasos, decepciones y dolor. Soy de esa generación privilegiada por los cambios, sometida por los padres, y regañada por los hijos. Pero igual… la que confía y cree. Porque sabe de alegrías, tristezas, amor y desamor. Me han roto las alas y los sueños, pero me he levantado a cada caída, pues sé que quedarse en el suelo no es opción. Voy de paso… con heridas a medio cicatrizar, rodillas raspadas y dolor en el alma. Pero con un corazón que se perdona y perdona.
Soy de abrazar lo natural con manía, pero tengo algún vicio arraigado que me hace sonreír, no me rindo, más tampoco me aferro. Creo en el amor al próximo y al prójimo. Y trato de ser coherente en mi sentir. Pero igual la puñada a la espalda ha dejado huella y cautela.
Tengo infinidad de miedos, me gusta el olor a café, el primer rayo de sol y la luna me motiva en mil maneras. Adoro a la gente que canta y que ríe. Quien me conoce dice que soy revolucionaria… yo digo, que soy mas bien de atrás de la puerta, que expongo mis dudas y conservo ataduras que debiera soltar apasionada. Soy esa, que escribe de cualquier cosa sin leerse, pues si lo hiciera… que duerme poco, aunque lo intenta de verdad. La que cree en la amistad sincera, abraza a un árbol, habla con las plantas y charla con la luna.
“Qué es más importante preguntó el gran Panda ¿el viaje o el destino?” – La compañía, dijo el pequeño dragón.
Malusa
Derechos reservados.

jueves, mayo 13, 2021

Ayúdame...

 

Ayúdame Señor a llevar un poco de tu mirada en la mía. A no dejarme llevar por juicios personales, interesados, duros y crueles.  A observar no los aspectos negativos, sino la bondad y la nobleza que me rodean. 

Ayúdame a ser proactiva, a ver el lado bueno de las personas, a no recrearme en el sufrimiento ajeno, a no ser altavoz de calumnias o mentiras, a no señalar defectos e historias pasadas que entre otras cosas solo sirven para lastimar. 

Ayúdame a mirar como tú.  Porque hoy puede ser ese día... en que yo, pueda iniciar a ver todo con otros ojos, donde pueda aprender a mirar ¡como tú!

Ayúdame a no conspirar, ni levantar castillos en el aire, ni en las ruinas sufrientes de mis hermanos, a ser prudente y digna, a no manipular, a no airear asuntos que deben permanecer en la intimidad de cada ser. A no ser altavoz de tonterías sin fundamento, ni de mentiras. Ayúdame a rectificar cuando yerro, a pedir perdón y a perdonar A dar la mano sin miedo y recibir un abrazo sin recelo.

Ayúdame a no señalar defectos, olvidando los propios.  Ayúdame a mirar como TÚ Para que, frente a mentiras sin hacerme eco, procure la verdad Frente a la condena, si me es posible haga brillar tu misericordia Que, frente a las burlas, salga la comprensión Que frente a la humillación despunte la bondad.

 Ayúdame, a llevar un poco, tu mirada en la mía Señor 


No debí

 


Cuando recorres un espacio 
y a tu mente llega una imagen,
y piensas : ¡El estuvo aquí !

El, paseo lentamente por este sendero 
este sendero que día a día yo recorro , 
cuando la locura bohemia  y selenita
burbujea por mi mente, mi alma...
mi corazón y mis sentidos. 

Cuando lanzar fonemas al viento, 
así a lo loco, se torna necesario, 
vital como el respirar . 
Y entonces , pienso que no debí...
no debi...no debí...
No debí, escribir esto o aquello . 

No debí expresarme de tal modo ,
o con tal libertad despreocupada,
ni dibujar entre líneas una silueta amada.
Pero entonces también...
me viene a la cabeza ;
esta testaruda cabeza que poseo ,
que eso es lo que siento, lo que pienso, 
lo que anhelo, ¡lo que soy! 

Un cronopio enrarecido , 
esa nota que escapa del pentagrama 
ese bolo que sigue de pie;
el barquito de papel 
que casi naufraga en la corriente, 
pero sigue flotando...
confiando que podrá remontarla.

Esa Selenita que vive a destiempo ,
y ruega al tiempo que vuelva .
Pero aún así... pienso: 

¡No debí! 

Malusa