martes, agosto 08, 2017

Me borro... me subrayo























Soy mi propio libro. Me reescribo, me borro, me subrayo, me agrego páginas a cada momento, cuando el paso se hace lento, o cuando lo apresuro en el afán de llegar a ninguna parte. Cada momento me arranco aquellas páginas que duelen, y siempre procuro queden algunas en blanco, para todo aquello que aun me falta por escribir.


Igual... borro, lo que el olvido a dejado algo difuminado, porque el agua ha corrido y el tiempo se ha olvidado de pasar por aquel dolor, por aquella pena. Por aquellas risas que no brotaron desde el alma, por aquellos días en que la vida era un risco de salientes cortantes e imposibles de librar. Si, indudable, soy ese libro que no comprendo como fue que inicié a escribir y que aun no puedo ponerle la palabra fin. Como esa puerta, que olvidando quien alguna vez la traspasó... no puede caer ¡todavía!

Malusa
Derechos reservados

Un día de esos un abrazo de esos...






















Hoy, un día largo y terriblemente escaso de tiempo. De esos que le faltaron horas al día, para llevar a cabo mil tareas que siguen pendientes. Pero que das gracias a Dios desde el alma por aquellas que lograste terminar

Al final del mismo, cuando el ocaso citadino solo se percibe
por un cambio de tono en la luz allá lejos, entre cables y azoteas.
Luego de un sin fin de macetas movidas, arrastradas, trasplantadas,
un ir, venir, correr, volver...

Un abrazo no me vendría nada mal, pero no un abrazo cualquiera, no. Sino
uno de esos que te hacen olvidar el cansancio, de esos que alguien (confío aun lo haga) deposita en el viento para mi. De esos que te dan paz, y que a veces...  te hacen llorar

Mi caballero Águila, pido al cielo que te encuentres con bien.

sábado, junio 17, 2017

Extraña cosa la vida




















Callar y observar...
como la vida misma te lleva y te trae
cumpliendo lineas de un destino,
que urde y teje sin tomarte en cuenta.

Extraña cosa la vida,
como una marejada
es,  a veces recia y vertiginosa.
Otras, suave y benevolente

Te lleva y trae,
en un amalgamar de emociones
que hace, y hay que reconocerlo,
¡que estés alerta a cambios!

Y así... se enredo mi piel a tu piel,
como la ola en la playa
al caer la tarde

¡Extraña cosa la vida!

Solo...





























Si un día me ves triste y no sabes el motivo,
 no me digas nada. ¡Solo abrázame!

Si me encuentras buscando la soledad mas absoluta
una oscura noche, no me preguntes nada ¡Solo acompáñame!

Si me miras y no te miro,
no pienses nada ¡solo compréndeme!

Si te llegan interrogantes acerca de lo nuestro,
ignóralas ¡solo ámame sin miedo!

Si alguna vez te sientes atado a mi, no digas nada.
¡Solo vuela, tu libertad y alegría es mi felicidad!

Si un día cualquiera
sientes que el amor se ha ido, no digas nada.
Solo cierra la puerta antes de irte y  ¡recuérdame siempre!

sábado, junio 10, 2017

Hablando claro




Me queda claro que no eras el indicado, 
que según el destino, sea quien sea este señor
no eras para mi vida tampoco. 
Pero fuiste siempre el favorito de mi corazón. 

Aquí cabe la pregunta...
¿de verdad lo tengo claro? 


jueves, junio 08, 2017

Todavía...


























Todavía, sueles robarme el sueño.
Y una lágrima a mi pesar, muy a mi pesar
hace eco al insomnio.
Quiero evocar las risas... las charlas, los recuerdos.
Y el viento trae insidioso hacia mi mente,
esa mente que suele diseccionar mis sentimientos,
un susurro constante ¡cerrar círculos!

Pareciera que en ese concepto se encapsulo el amor,
ese amor que tanto defendí, y guardé celosamente
al resguardo del olvido.

Es gracioso y hasta patético,
que aun en el agonizar de un ocaso...
conserve el alma la imagen difuminada
de un amanecer... al amor, de un sueño,
que nunca fue mas que eso.

Malusa
Derechos reservados

El anhelo de volver atrás... solo volver


















Sucede ...

 Incoas una senda distinta, echas a andar...
con paso ligero y sonrisa alegre ,
 la rutina con su rostro cetrino
se va quedando atrás .
La mirada, ávida de paisajes nuevos;
de rostros diferentes, de aromas distintos ,
 ocasos ...de horizonte ajenos .
 Brilla con la luz de la esperanza,
de mañanas frescas y días plenos.

Donde las horas serán insuficientes
para abarcar planes y proyectos que llevas bajo el brazo.
  Despacio , muy quedito para que nadie escuche,
te dices expectante...¡algo diferente por vivir!
 ¡Eso marcará dentro de todo, aun siendo redundante
una diferencia de colores nuevos!.
Y sonríes , como desenvolviendo de a poco
un regalo olvidado, sin aflojar tu andar ...
 El paso, se torna súbitamente arduo, áspero.

Los guijarros del camino,
te hieren las plantas y no puedes explicarte
el porqué, el como...algo ha cambiado;
 un sendero que prometía ser calmo ...
 se transforma, inclemente, ríspido.
Goterones oscuros y gordos
caen en agresiva lluvia mortecina,
 fríos, como el deshielo; te impiden la visión ,
de ese paisaje  que otrora anhelaras observar.

Ese paisaje que soñaste nuevo, diferente , atípico.
La sonrisa...se va difumando, la mirada se oscurece.
Con profunda melancolía , el pensamiento vacila...
 y los paisajes rutinarios, evocan pasos dados
en tediosa quizá, pero igual bucólica armonía .
 Es entonces cuando el alma, anhela volver...
¡solo volver!

Malusa
Derechos reservados

miércoles, junio 07, 2017

Soy la hija de la tierra





















Yo soy hija de la tierra...
amplia , serena y franca;
tengo la ternura del brote tierno
y la dureza del tronco recio.
Me gusta la flor y su follaje
el árbol y su sombra
recojo la cosecha de mi tiempo
y siembro con confianza mi semilla

No acepto un no por respuesta
y entrego un si decidido.
Y si la tierra me falla ;
porque el tiempo se ha perdido
me refugio en las estrellas
o me sumerjo en la mar.

Atesoro yo mil sueños ...
evocando mis recuerdos
para embellecer la vida.
Y si el corazón lo dicta ...
hecho a andar sin preguntar;
pues ya sabido lo tengo,
que correcto no es perfecto ;
ni perfecto es ...¡no da más!

Porque por creación divina,
fuimos hechos perfectibles
si nos proponemos eso ...
crecemos para mejor,
a cada paso...día a día

Amo sin parar en trabas ,
al mundo, la vida , mi gente.
Y le pido a Dios mi Padre,
ponga a cada amanecer ...
un tierno beso en la frente
de todo aquel que confíe.
Y un abrazo confortante
al que triste y preocupado
vive en la duda constante.

El nos hizo de la tierra ;

de un puñado creo a sus hijos
y con un soplo en la frente
la vida humana nos dió.
Tanto nos amó...tanto
que hasta la vida entregó
por darnos ...lo que nos da
sin reparo y sin medida
¡su incondicional amor!

Yo, soy hija de la tierra
y a la tierra...he de volver


Malusa
Derechos reservados



Ya no escribo...























Es extraño, como aquella sombra
que me impulsaba a escribir constante,
es la misma que ha hecho
enmudecer al sentimiento.
¡Cerrar ciclos!
Un susurro constante que mató poco a poco
esa fe de amar que tanto defendí,
que me hizo mirar la luna de otra forma,
y acallar aquellas charlas
que entrañables, encerraban
sueños y quimeras a puñados,
aderezadas de risas, anécdotas,
recuerdos y ternuras.

Ya no escribo...
o lo hago poco y sin sentido.
El sentimiento a huido
a una nada incomprensible,
porque ya no siente,
porque ya no vive,
porque aun sin quererlo
sucumbió al olvido.

Y cabe preguntarse una vez más
¿porqué volviste a mi vida?
utopía del amor perfecto.
Si fue solo para subrayar lo que borró el olvido,
no entiendo tus motivos, no.

Va quedando tan solo la emoción
de una oscura tristeza,
que ruego con anhelo...

Sea tan efímera como toda emoción,
y ya se vaya, como te fuiste tú.

Malusa
Derechos reservados

domingo, marzo 12, 2017

Quisiera luego de la media noche...




Hoy, luego de la media noche quisiera armar para ti una serenata, como alguna primera vez.  Pero tal vez ya no fuese apropiado o correcto, el hacerlo. Es por eso que solo te envío una mensaje lleno de buenos deseos para ti, porque fuiste la mas bella historia de amor que tuve y que tendré. 

Es un mensaje de amor que se lleva el viento dibujado con mi voz a ninguna parte y a ningún buzón... No hay nada mas bello que lo que nunca he tenido; nada mas amado que lo que nunca tendré.  Si alguna vez amé, si algún día después de amar, amé, fue por ti. 

Tu sombra aún se mete en mis pensamientos con la oscuridad de la noche... entre mis almohadas, parches y mi soledad, se cuela en la luz mortecina de la aurora de cada amanecer.  Aún sin pretenderlo siquiera, viene a mi mente un ¿por qué? y una lágrima terca pugna por brotar.   Afirmo sin lugar a duda, pero con pesar, que te amé un día y quizá... te amaré cada día que transcurra

Malusa
Derechos reservados

Con Dios a tu lado


























Con Dios a tu lado, 
nunca te abrumará la soledad

Ocasional la vida nos depara cambios nunca imaginados, o tal vez... los visualizamos sin creer que ocurrieran, porque pensamos que la linea recta siempre lleva a buen destino. Pero tu interpretación de esa linea, es tuya... tal vez, los demás la observen desde otro ángulo esa misma línea.  Es entonces... aparecen dificultades que nos pesan mucho, situaciones que duelen, molestias que mejor hubiese sido evitar.  Desafortunado, no aprendemos que el "hubiera" no existe y omitimos recordar, que sabias consejas alegan que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

Esos momentos... tal pareciera que erramos por un desierto árido, pero es al sentirnos así, extraviados y sin meta cuando Dios, nuestro Padre con su fiel presencia nos abre el corazón y penetra con su consuelo y su amor.
Es el quien nos conforta el alma sedienta y el corazón quemado, es él quien nos conduce a las altas cimas donde la aceptación nos lleva a la paz, a la armonía, a la plenitud.

Mientras tu vida continúa su largo y arduo peregrinaje, recuerda... Con Dios , nunca te abrumará la soledad



viernes, febrero 10, 2017

Las cosas importantes... no son mas que momentos, instantes, un latido.



Esas tardes en que parece no ajustar el tiempo y que cansado de correr... detienes el paso y te preguntas ¿a dónde me lleva la prisa? sonríes y te sientas a hacer cualquier cosa... este post por ejemplo. Viene a mi mente que al final de cualquier camino, lo valioso no fueron nunca
los pasos largos, ni el trote, sino... ese andar pausado que te dejó admirar el paisaje, una conversación con tu hijo, aún esas dónde se terminó discutiendo por diferir en el pensar. Las charlas con amigos que duraron horas y que al final, no recuerdas de que hablaste, pero el corazón late cobijado por el cariño entrañable en el contenido de esa charla. Las risas, cuando sin importar el porque brotan espontáneas y sinceras o hasta esa carcajada que no puedes contener por una bobera equis. Ese poema compartido, que cada quien le da distinto enfoque o significado pero que hace que
los ojos se llenen de lágrimas y el corazón simpatice con el sentimiento de quien lo escribió.

Ese libro que has leído mil veces, pero aun te hace derramar una lágrima o te provoca una carcajada, que cuando declaras que estas leyendo sucede que nadie lo ha leído y vuelves a reír por ello. Ese café que solo o acompañado... el tomarlo llena tu organismo de ese cálido abrazo, que no sabes bien de dónde viene. Yo... debo contarte, siempre tengo uno, grande y cálido. Que alguien deposita en el viento para mi, y me acojo a el cuando las cosas no van tan bien. En resumen: Lo que vale la pena de verdad, son esos pequeños átomos que no son perceptibles pero forman un todo increíble.

Que tengas una hermosa noche de viernes y que tu fin de semana sea un cúmulo de esas pequeñas cosas que suelen parecer tan pequeñitas y son, en realidad ¡maravillosas!

Malusa.